Categorías
Sin categoría

Cuarentena

Han sido días llenos de desasosiego, miedo, incertidumbre y ansiedad en dosis excesivas.
Días de intentar ver lo positivo, pero al final, en un ataque de pánico colectivo, nos terminamos quedando con lo catastrófico.

Días de sentirnos unidos, actuar en comunidad, pero también de ser humanos irresponsables, inconscientes y malcriados.

Lo que sabemos todos, gobiernos y naciones, es que no han sido días fáciles.

Gif tomado de internet.

Alguna vez alguien me dijo que una de las leyes del universo rezaba que todo en la vida tenía un propósito de amor y solo interiorizando esto podríamos vivir en paz. En su momento solo me pareció una frase bonita y no fui más allá, pero en medio de esta situación tan fuerte, que para mí no es más que un capítulo extenso de Black Mirror, quise encontrarle un verdadero sentido.

¿Qué propósito de amor puede tener una pandemia?
La verdad es que no me costó mucho hallar la respuesta. Cuando uno se abre a recibir y pide iluminación a lo más alto, el universo siempre nos provee de su sabiduría infinita.

Gif tomado de internet.

Y es que solo basta con mirar alrededor.
El mundo nos está gritando fuerte.
Esta pandemia es un despertar de consciencia colectivo.
Un llamado a cuidar nuestra amada tierra, a ser más amables con el medio ambiente.
Un recordatorio a servir al otro, a darle la mano cuando la necesite.
Un aviso recurrente a valorar nuestro cuerpo, alimentarlo mejor y ejercitarlo.
Un mensaje para cuidar a nuestra familia, sobre todo a los mayores y a los más pequeños.
Una revelación a permanecer unidos y tener tiempo de calidad en familia.
Una invitación a apreciar las pequeñas cosas de la vida, el mar azul, el cielo despejado, la vida misma.
A cuidar nuestras emociones y dejarlas fluir.
A darle valor a lo que realmente lo tiene y reconocer que el dinero no es lo más importante.
A amarnos a nosotros mismos para poder amar al otro.
A ser responsables con nuestras decisiones.
A callar y ser prudentes.
A volver a nuestra esencia.

Gif tomado de internet.

Sé que después de esto no seremos los mismos.
Al menos habremos comprendido que somos frágiles, que necesitamos de los demás para vivir y que hay algo más grande que nosotros que nos sostiene.
Sé que después de esto no seremos los mismos.
Seremos más conscientes de dónde estamos, de lo que tenemos, de lo que queremos y de cómo lo debemos cuidar.

Saldremos de esto.
Todos somos uno.

Namasté.

Hellen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s